Dos de los grandes parques que forman el denominado corredor verde vallisoletano: el de Las Contiendas y el de Villa del Prado, se encuentran drásticamente separados por una importante vía rodada que discurre en trinchera entre ambos con un tráfico elevado de vehículos. A pesar de que ambos parques cuentan con un gran número de usuarios: paseantes, corredores y ciclistas, esta circunstancia imposibilita la continuidad entre ellos menoscabando su valor estructurante en la red verde metropolitana. 

La pasarela nace como un puente sobre la carretera, uniendo las dos grandes masas forestales e intentando resolver dicha problemática. Se trata de una infraestructura de 62 m de longitud por 4 m de anchura, que permite de modo fluido el discurrir tanto de peatones como de bicicletas entre ambos lados. 

Una piel de acero galvanizado deployé de distintas aberturas  envuelven las pasarela y la confieren una deliberada apariencia de lingote metálico posado en el terreno que brilla en la lejanía como un broche de plata en un abrigo de terciopelo verde,

Una piel de acero que se muestra opaca o transparente dependiendo de la posición del sol y de nuestra propia ubicación e incorpora vacios en la parte inferior que desvelan la naturaleza constructuiva del interior de la pasarela.

Pasarela peatonal y ciclista entre dos parques

Parque de las Contiendas, Valladolid
año: 2015
estado: Realizado
Finalista en los Premios de Arquitectura de Castilla y León 2015
Categoría: "Diseño de espacios urbanos, jardinería y paisajismo"
Mostrar más