El  edificio se plantea como un elemento escultórico. Se busca la conexión formal con la imagen del “libro cerrado”, acorde a su uso y huyendo de la tradicional imagen de “edificio”. Así pues se configura como un bloque de libros apilados donde cada “volumen“ se corresponde con un paquete del programa, donde cada tomo se desplaza con respecto a los adyacentes generando retranqueos y voladizos que potencian la imagen de apilamiento y que propician sombras que protegen y avivan el juego de luces y sombras.

 

Los distintos niveles interiores se conectan mediante perforaciones circulares que varían de planta a planta generando fluidez espacial vertical y la aparición de perspectivas diagonales inesperadas. El apilamiento del programa permite liberar una amplia superficie de la parcela para la construcción de un parque. Este se concibe como remate del paseo peatonal adyacente que discurre entre los bloques paralelos de vivienda. Se plantea una zona pavimentada cuajada de “islas” circulares de diversa vegetación que enriquecen y complejizan el entorno y suponen elementos de sombra, frescor y descanso.

 

Un interior desenfadado, materiales sencillos y un toque industrial de los acabados acerca la idea de la cultura como algo a utilizar, una eficaz herramienta en la vida y no un recurso sagrado, intocable y al alcance de pocos. El interior es blanco, la luz del sol nunca entra directamente sino siempre reflejada, en paramentos, en las estanterías, en el suelo, etc.

Centro Multicultural en Laguna de Duero, Valladolid

cliente: Ayuntamiento de Laguna de Duero
año: 2009
estado: sin comenzar
Propuesta ganadora del concurso